South American Real Estate News
/ Argentina-general / ¿Se puede encontrar la armonía entre los agricultores orgánicos y los industriales?

¿Se puede encontrar la armonía entre los agricultores orgánicos y los industriales?

image of the article Agricultores Orgánicos en Argentina

This post is also available in: enInglés

Hay una lucha que pasa en el mundo, y se juega claramente en Argentina. Por un lado están las grandes empresas agrícolas industriales. Estas potencias de la agricultura hacen su dinero a través de las tecnologías agrícolas avanzadas que producen cosechas más fuertes y resistentes a las plagas. Para lograr estas ganancias en las ventas y el territorio utilizan el cultivo genéticamente modificado, fertilizantes y plaguicidas sintéticos integrados con las tecnologías tradicionales. El objetivo es proporcionar alimentos de buena calidad a más personas utilizando menos tierra y reducir el costo de producción.

Cercanos a la tierra, con las manos en el suelo, son más pequeños  e interconectados los grupos  de agricultores orgánicos, con una filosofía distinta. Utilizan entendimientos antiguos y modernos de la agricultura para lograr cultivos carentes de modificación genética y sin la aplicación de productos sintéticos. La filosofía del movimiento orgánico va dirigida hacia  procesos cíclicos en nutrientes, sostenible y agro-ecológico que sustentan la calidad del suelo y protegen a los pequeños productores locales.

En términos de hectáreas, Argentina tiene la tercera zona más alta de cultivos transgénicos en el mundo; después de EE.UU. y Brasil.

organic-farming-1

ISAAA 2013 Annual Report Executive Summary, Global Status of Commercialized Biotech/GM

Crops:    2013 ISAAA Brief 46-2013, Retrieved 6 August 2014

Pero también contiene la segunda área más grande de la agricultura orgánica en el mundal Y América del Sur contiene un 15% de las tierras de cultivo ecológico del mundo (FiBL-IFORM, 2015).

organic-1

Un aumento masivo de la producción de cultivos orgánicos en los últimos 15 años se ha visto impulsada por las preocupaciones públicas sobre la calidad e inocuidad para los seres humanos y los animales, así como el aumento del valor de la naturaleza y la diversidad. Los consumidores han mostrado una disposición a pagar de 10 al 40% más por los productos orgánicos (FAO, World Agriculture: Towards 2015/2030).

Según SENASA, el principal destino de los productos orgánicos de Argentina sigue siendo los EE.UU (en la actualidad alrededor de $ 300 millones); Sin embargo, el mercado interno argentino ha mostrado un fuerte crecimiento en los últimos años (actualmente $ 60 millones), con creciente interés y mayor  accesibilidad a los alimentos orgánicos.

Algo para estar orgullosos es que los productos argentinos tienen un sistema de control muy bien visto por todo el mundo. Con su certificado orgánico que permite ingresar sus productos a la Comunidad Europea. Es el único país de América Latina que puede ofrecer esta calidad.

“La Argentina tiene una oportunidad creciente de proveer al mundo en el mercado de alimentos orgánicos, porque es una estrategia de nicho, ya que se dirige a los países con mayor poder adquisitivo y renta media per cápita más abultada”, dice Damián Di Pace,

Director de la Consultora Focus Market. La agricultura ecológica tiene un futuro brillante, pero no se puede negar que los métodos biotecnológicos modernos han tenido resultados positivos, sobre todo en este mundo cada vez con más hambre. Los cultivos transgénicos sobreviven en condiciones más duras, son más resistentes a las plagas y los rendimientos mejoran con costos reducidos. Ellos tienen algo que ofrecer al mundo y la tecnología agrícola sólo mejorará.

Al igual que con cualquier conflicto de base filosófica, hay argumentos apoyados por la ciencia y otros que no, acompañado  de  ideas fuertes en ambos lados de esta división filosófica.

En  los últimos años parece que los temores sobre la seguridad de los consumidores de alimentos modificados genéticamente han sido disminuidos por muchos estudios. Mark Lynas, un ecologista británico (quién estaba detrás del movimiento anti-GM en los años 90) hizo público, “El debate GM ha terminado. Esta terminado. Ya no necesitamos discutir si es o no es seguro. … Usted tiene más probabilidades de ser golpeado por un asteroide que salir lastimado por los alimentos GM.” Él también salió a decir que, “la gente que quiere seguir con orgánicos tiene derecho a hacerlo, pero no deben interponerse en el camino de otros que sería usar la ciencia para encontrar formas más eficientes para alimentar a miles de millones”.

Por otro lado, numerosos estudios han demostrado que los efectos acumulativos de los plaguicidas utilizados en la agricultura industrial pueden causar serios problemas a los seres humanos y el medio ambiente. Además, las preocupaciones también se han planteado acerca de los efectos de los monocultivos, como la soja, que se pueden ver extendiéndose por todo el campo argentino.

Al final, ambos tipos de agricultura están ganando terreno en la Argentina. Ambos han aumentando en los mercados potenciales, nacionales y extranjeros. Tal vez no se trata de una forma de agricultura que gana sobre la otro, sino una comprensión mutua de los riesgos y beneficios de ambas formas, y cómo la comunidad agrícola puede trabajar juntos para alimentar a una población en rápido crecimiento de una manera segura, al tiempo que protege el medio ambiente, la sociedad y la tierra para las generaciones futuras.

Lo que se necesita es un intento de armonía entre la antigua sabiduría y la nueva ciencia, conteniendo  la codicia con regulaciones cuidadosamente elaboradas  y controles efectivos.

Hay algo de aprendizaje en términos medios, algo que para Argentina históricamente fue difícil, pero con un cambio de viento, buenas regulaciones y mayor comunicación, Argentina tiene una gran oportunidad para ser la granja más productiva en el planeta.

Referencias:

http://www.fao.org/docrep/004/y3557e/y3557e09.htm

http://www.perfil.com/economia/En-la-Argentina-crece-el-interes-por-los–productos-organicos-20141101-0026.html

FiBL-IFOAM 2015 study “The World of Organic Agriculture.” (date end of 2013)

Genetically Modified Food and Global Welfare (Frontiers of Economics and Globalization) By Colin Carter,

Gian Carlo Moschini, Ian Sheldon, 2011.

http://www.lanacion.com.ar/1825257-la-argentina-tiene-revancha-de-la-mano-de-los-organicos

(Visited 41 times, 1 visits today)
Geoffrey McRae

About Geoffrey McRae

Geoffrey McRae is the founder of GTSA - Marketing. He is a New Zealander with a strong Agro-business and Real Estate background spanning over 30 years both in his own country and South America. I hope you enjoy reading our news site. Please share it on your social media below.

Comments from our readers