South American Real Estate News
/ Chile – general / Chile Agro: Evolución a tiempo

Chile Agro: Evolución a tiempo

This post is also available in: enInglés pt-brPortugués, Brasil

Hace tres años que Italo Schiappacasse ha iniciado un recambio de variedades en uva de mesa y ya prueba el sistema de Open Gable. Ha estado atento a las necesidades de los mercados, y mejor aún, las ha tenido al alcance de la mano.

Difíciles. Así se han calificado las últimas temporadas de uva de mesa, situación que ha generado la necesidad de un cambio. Muchos han optado por incorporar nuevas variedades, que en algunos casos vienen a cumplir la función de reemplazo y, en otros, de complemento. Pero la clave pasa por anticiparse a las modificaciones que se requieren, producto de los cambios en el consumo y las nuevas exigencias de los mercados. Así lo entendió Italo Schiappacasse, quien se dedica a la producción y exportación de este cultivo en la Cuarta Región, y que hace ya algunos años ha logrado adelantarse a las necesidades del mercado. ¿La clave? Conocer las necesidades y requerimientos de forma directa.

Sus inicios en la agricultura se remontan a la temprana edad de dieciséis años, cuando ante una necesidad familiar y siendo el mayor de cuatro hermanos, comenzó a trabajar en un predio de alrededor de doce hectáreas. En 1979, pensando en su potencial de crecimiento, es cuando plantó las primeras variedades de uva de mesa, que correspondían principalmente a Flame y Thompson. En ese entonces, recuerda, se observaba un mercado nacional con posibilidades de producir hortalizas y uva pisquera, pero con lento crecimiento. “Nosotros optamos por buscar un camino que veíamos que podía crecer”, señala. Y así resultó.  “Posteriormente hubo un auge tremendo por la exportación de uva, por lo que había pocas posibilidades de comprar terrenos.

Ahí empecé a arrendar propiedades a vecinos y con los años pude comprar campos, lo que he seguido haciendo con el transcurso del tiempo, siempre en la misma zona” , recuerda y agrega que posee doce campos ubicados entre Vicuña y Paihuano, que suman 300 hectáreas, de las que 180 están cultivadas con uva de mesa.

CAMBIO ANTICIPADO

Las nuevas exigeItalo 3ncias de los mercados son una realidad instalada, pero no es algo actual, sino que hace tiempo que se iniciaron como tendencia. Pero a ello se suma la rapidez con que evolucionan.

Según recuerda don Italo, hace diez años los hábitos de consumo se demoraban unos veinte años en cambiar, mientras que hoy todo ocurre muy rápido, lo que obliga a tener lo antes posible la oferta de productos o producción de nuevas variedades que pide el mercado.

Esto es precisamente lo que entendió y lleva a cabo este productor. En su caso fue el contar con exportación propia lo que hizo que se diera cuenta de ello. Con el paso del tiempo a la Sociedad Agroindustrial ISS Ltda, el área productiva de la empresa, se sumó Agrexport, la entidad encargada de realizar los envíos de los productos propios, lo que les permitió contar con una relación muy directa con el consumidor final, es decir, los supermercados norteamericanos, europeos, o de cualquier mercado al que lleguen, teniendo además el requerimiento al alcance de la mano.

“Por eso nosotros empezamos a reaccionar a estos cambios hace tres años, desde cuando estamos con un programa de recambio”, comenta y añade que en los últimos dos años han plantado unas ochenta hectáreas de variedades nuevas, de las que el gran volumen entrará en producción en la temporada subsiguiente.

Sugra 14, Sweet Celebration, Timco, Timson, Alison y Krissy son las variedades que conforman el recambio que vienen haciendo y que se suman a las tradicionales Thompson, Red Globe, Superior y Flame. En este caso, más que un recambio, se trata de la incorporación de nuevas variedades, ya que éstas no vienen a reemplazar sino a complementar la oferta preexistente. Ello, dado queapuestan a que con las variedades tradicionales todavía se puede obtener un buen producto.

“Hoy la Flame está bien cuestionada, pero creo que la discusión se centra en el producto y no en la variedad. La Flame en California produce fruta de buen tamaño (18 a 20 mm) y con buenas productividades. Esa Flame se vende bien en el mercado, o sea, no está vetada la variedad. Pero a Chile le cuesta más llegar a esos calibres con fruta de buen color y que sea sana. Si llegas con una buena Flame, o sea con un buen producto, la fruta se va a vender y quizás se venda muy parecido a lo que vale una fruta de variedad nueva”, explica y añade que cada productor debe buscar entonces los mecanismos para contar con un producto distinto al que la industria ofrece hoy.

Pero hay un factor que a las nuevas variedades les juega a favor en comparación con las tradicionales: la mayor productividad. Y es que, según consigna don Italo, una nueva puede estar produciendo alrededor de 3.500 cajas sin mayores esfuerzos, mientras que una tradicional logra producir entre 2.500 y 3.000 cajas pero con un mayor trabajo. Bajo este criterio es que la agrícola realiza precisamente la selección de los parrones de las variedades tradicionales. “Hoy estamos preocupados de seleccionar los que cumplen con ese estándar de producción, los antiguos que no los cumplían y no eran capaces de producir variedades tradicionales de buena calidad y condición, no los estamos cultivando”, sintetiza. Así es como la empresa ha tenido una evolución a tiempo y anticipada respecto de otros actores de la industria. Si bien todos son conscientes de los requerimientos de los mercados, algo que a su juicio puede influir en esta decisión es que la incorporación de nuevas variedades, en general, viene asociada al pago de un royalty, que lleva a contar con un esquema comercial con quien sublicenció las variedades. “El disponer de esa fruta es un poco más complejo porque se la debes entregar a cierta exportadora. Sin embargo se han buscado mecanismos para que el productor pueda llegar a cierto cliente final”, aclara.

Con estas incorporaciones cuenta entonces con una oferta acorde a las necesidades del mercado, en lo que también influye otro tipo de cambio que realiza: la prueba del Open Gable, un sistema de conducción que cuenta con ventajas comparativas.

OPEN GABLE: EL SISTEMA DE LAS NUEVAS PLANTACIONES

Itao 4Esta agrícola tiene una producción de 360.000 cajas de uva que realiza bajo el sistema de conducción de parrón español. Sin embargo inició pruebas de Open Gable en una hectárea que se plantó la temporada pasada, en la que ya visualizan sus ventajas. Su principal cualidad es que permite trabajar con la fruta al alcance de las manos de las personas y no por encima de su cabeza. “Eso es lento porque una persona que trabaja mirando hacia arriba, rinde mucho menos. Se estima que podría haber alrededor de un 30% de ahorro en los costos de mano de obra entre un sistema de conducción Open Gable, comparado con uno español”, comenta Schiappacasse.

Bajo este sistema, la planta crece alrededor de 1,40 metros de altura. Desde ahí la madera se conduce hacia los costados, donde estará concentrada la mayoría de la fruta. Así se observa otra ventaja: la planta tiene un menor desgaste energético porque no debe llegar hasta los dos metros y tener mucha madera. Así es que los planes futuros de Italo Schiappacasse apuntan a que las próximas plantaciones se orienten a este sistema de conducción.

FRUTA CON DESTINO INTERNACIONAL

Todo frutal cuenta con descartes, que en este caso don Italo destina a la producción de pasas, aprovechando de esta manera el 100% de la fruta. Se trata principalmente de los descartes de packing o de parrón que básicamente corresponden a uvas o racimos que no cumplen con los estándares de calidad que se requieren para ser exportados. Ya sea como uva fresca o como pasa, el 100% de la fruta de esta empresa tiene como destino final la exportación, que en el primer caso se realiza a través de Agrexport, y en el segundo, por medio de terceros.

El alto nivel de producción en comparación al consumo de uva fresca local, sumado a la cantidad de oferta que existe, fueron los factores que han llevado a esta compañía a dedicarse netamente a la exportación y no destinar nada de su volumen al mercado interno. Así es que hoy Estados Unidos y Asia se sitúan como los principales destinos, con un 40% de los envíos en cada caso, mientras que el otro 20% llega a Europa, un mercado que califica como complementario. Ello, dado que requiere fruta de otro tipo de calidad, ámbito en el que podrían sumar a México.

TECNOLOGÍAS DE EFICIENCIA

Los mercados de destino analizan distintos parámetros de la fruta que reciben, entre los que destacan calidad y condición. Es por ello que el uso de tecnología para alcanzarlos cobra vital relevancia. A juicio de don Italo, el packing y la cadena de frío son vitales ya que la fruta que cosechan debe embalarse en un ambiente tal que evite el deterioro y la deshidratación del producto.

Vicuña se caracteriza por contar con un clima seco que se asocia con un mínimo de enfermedades fungosas. Así es que don Italo lo califica de amigable para la producción de uva de mesa, y es que genera fruta de buen color y sana, aspectos en los que también influye la falta de lluvia. Sin embargo, algo que afecta a esta zona del país es la sequía. “El norte en general está con una sequía permanente porque en un año bueno llueven 80 mm. Durante ocho años tuvimos periodos muy secos, siendo el último hace unos tres años, donde los tranques de Puclaro y La Laguna estaban relativamente secos y sólo se regaba con el agua del río”, comenta.

Italo 5Pero en esta empresa la eficiencia se ha impuesto en lo que a tecnologías se refiere. Así es que en el área de riego implementaron un sistema que apunta a utilizar el agua que necesita el cultivo de la mejor forma posible. “Hace cinco años regábamos una hectárea con 13.500 metros cúbicos de agua y hoy contamos con sensores de humedad asociados a un software de riego, que nos dice cuánta agua necesita la planta y cuándo. Con ello hemos logrado bajar los consumos de agua a entre 8.500 y 9.000 metros cúbicos por hectárea, dependiendo de la variedad”, aclara. Lo mismo ocurre en el ámbito de las fumigaciones, donde si antes se fumigaba una hectárea aplicando 2.000 litros de agua con producto, hoy se pueden hacer aplicaciones utilizando sólo 100 litros de agua por hectárea.

Estas son las últimas tecnologías que han incorporado en esta compañía, y si bien siempre se encuentran analizando cuáles son posibles de añadir, el diagnóstico de don Italo es que por ahora no es mucho más lo que se puede hacer. “En la uva de mesa el 65% de los costos son en mano de obra y en este sentido todavía no tenemos alternativas disponibles que se puedan incorporar para reemplazar por mano de obra o hacer más eficiente la producción”, enfatiza.

¿DIVERSIFICACIÓN DE PRODUCTOS?

Hace un tiempo atrás, dentro de la oferta de productos la compañía, cooperada de Capel, también contaba con uva pisquera, cultivo del que hoy prácticamente no tienen producción. Según recuerda Italo Schiappacasse, en algún minuto llegaron a producir un millón de kilos de este tipo de uva, pero con el tiempo se convirtieron en parrones antiguos, que estaban produciendo poco, a la vez que los precios de estas uvas bajaban considerablemente.  “En la parte alta de los valles es difícil producir uva pisquera en mucho volumen porque los climas son muy secos; entonces, produciendo 25 mil kilos por hectárea no era rentable continuar”, indica y agrega que no planean volver a incorporarlo es incluso esos terrenos se han ido cambiando a uva de mesa.

Pero ampliar su canasta de productos no es algo que rechace completamente. Primero el objetivo pasa por consolidar el crecimiento actual, es decir, llegar a producir alrededor de 500.000 cajas de uva con las plantaciones que ya poseen. Ahí es cuando podría pensar en diversificar la matriz productora cultivando también cítricos, los que se adaptan muy bien a la zona de clima seco.

Schiappacasse aclara que existen cultivos de clementinas que se han dado bien en cuanto a producción y fecha de cosecha, además de que tiene un costo de instalación distinto al de la uva y demanda menos mano de obra.

TRABAJO EN CONJUNTO

Al mercado llegaron muchos productos que no correspondían a la calidad que se buscaba. Así, se acumuló fruta en destino y se complicó la comercialización para toda la que fuera llegando, registrando ingresos bajo lo normal. Este fue el panorama que se vivió en la industria de uva de mesa en las últimas temporadas. Pese a ello Italo Schiappacasse se encuentra optimista. Advierte que esta temporada va a haber una oferta bastante menor en volumen y de mucha mejor calidad, la que se vende de forma muy rápida.

Pero a su juicio existe un punto en el que toda la industria frutícola debe avanzar, y es en el hecho de estar unidos para buscar objetivos comunes, tales como mercados o financiamientos blandos para inversiones, aspectos difíciles de lograr de manera individual. “Si se trata de una industria unida o de asociaciones de productores donde puedan aunar esfuerzos por un objetivo común, creo que se puede lograr. Se podría intentar contar con un financiamiento para infraestructura más acorde al negocio y ejercer presión sobre los mercados para ir en busca de otros nuevos”, sintetiza y añade que las cooperativas son lo ideal. Precisamente uno de los pilares del Ministerio de Agricultura es potenciar la asociatividad y creación de cooperativas, sin embargo, al conocer muy de cerca el caso de Capel, Schiappacasse asegura que son muy difíciles de concretar.

La industria de uva de mesa ha estado cuestionada y aún enfrenta una serie de desafíos. No obstante, don Italo se siente optimista y todas las dificultades que ha logrado sortear hasta hoy le dan la razón. La clave pasa por escuchar las necesidades de los mercados, pero sobre todo, por estar un paso adelante.

Fuente: Mundo Agro CL

Póngase en contacto con el equipo de Gateway to South America para conocer acerca de las mejores oportunidades de inversión en la región. La compañía es un referente para inversores extranjeros que desean invertir en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Peru and Uruguay, brindando asesoramiento especializado en adquisición de propiedades y tours de inversión.

The Gateway Team – When You are Serious About Property

www.gatewaytosouthamerica.com

(Visited 3 times, 1 visits today)
Geoffrey McRae

About Geoffrey McRae

Geoffrey McRae is the founder of GTSA - Marketing. He is a New Zealander with a strong Agro-business and Real Estate background spanning over 30 years both in his own country and South America. I hope you enjoy reading our news site. Please share it on your social media below.

Comments from our readers