South American Real Estate News
/ Argentina estilo de vida / Argentina tiene la peor moneda del mundo: destrozar los sueños de los compradores de casa

Argentina tiene la peor moneda del mundo: destrozar los sueños de los compradores de casa

This post is also available in: enInglés

Los hogares en Argentina tienen un precio en dólares estadounidenses, aunque los compradores sólo pueden sacar las hipotecas en pesos, la peor moneda del mundo en el desempeño contra el DOLAR. Y ahí es donde empieza el dolor.

El mercado inmobiliario que una vez prosperó Argentina–un ejemplo de su giro a favor de las empresas bajo el presidente Mauricio Macri–ha sido víctima de la caída del 50 por ciento del peso este año y de las elevadas tasas de interés que expusieron un intrincado proceso de compra de propiedades. Décadas de auges económicos y Bustos dieron lugar a un mercado de la vivienda a precios en dólares, lo que significa que la financiación de una compra en pesos está ahora fuera de alcance para muchos.

En todo el país, el valor de las hipotecas vendidas fue de 75 por ciento a 3,36 mil millones pesos ($92 millones) en septiembre en comparación con abril, datos del banco central muestra. En la ciudad capital de Buenos Aires, el número de viviendas compradas con una hipoteca bajó a 639 en agosto desde un pico de 2.200 en abril, según una organización de la ciudad que rastrea datos.

La desaceleración inmobiliaria de la ciudad se ha convertido en una amplia base. Las ventas totales de viviendas–con o sin hipoteca–también cayeron 42 por ciento en agosto de un pico en diciembre pasado.

“El teléfono acaba de dejar de sonar”, dijo Marcia Williamson, un agente de bienes raíces en la puerta de entrada a Sudamérica en Buenos Aires, quien dice que pasó de conseguir alrededor de 60 llamadas de una semana a diez en el mejor de los mejores. “Cuando Argentina llega a tiempos inciertos, la gente no vende y la gente no compra”.

El colapso del mercado hipotecario de Argentina es una de las muchas consecuencias que la economía enfrenta este año de una crisis monetaria impulsada por los pasos indebidos de la política, una sequía y déficits crecientes que asustaron a los inversionistas, eventualmente incitando al Gobierno a comprometerse con la austeridad en un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Para los argentinos como Sergio Traetta, todo esto vino mientras buscaba comprar su primera casa. El vendedor de 34 años de edad en una empresa de construcción se fijó en mudarse de su apartamento de alquiler en Avellaneda, un suburbio de clase obrera al sur de Buenos Aires.

Traetta y su esposa Laurena buscaron casas preciosas entre $80.000 y $100.000 que tendrían que ser pagadas en dolar. Con un ingreso anual conjunto de 1.080.000 pesos ($29.230), no tenían otra opción que obtener una hipoteca denominada en la moneda de rápido debilitamiento del país.

Después de que Macri asumió el cargo en 2015, redujo las regulaciones en un intento de crear una generación de propietarios de viviendas por primera vez. Mientras tanto, para ayudar a proteger a los bancos de la inflación galopante, el gobierno les permite ajustar los pagos mensuales de hipotecas de tasa flotante. En la parte superior de la cantidad ajustada cada mes, también hay interés.

Algunos como Traetta han buscado hipotecas de tasa fija para evitar pagos ajustados a la inflación. Incluso entonces, la mejor tarifa que le ofrecieron era 19 por ciento para la totalidad de la hipoteca de 20 años, una cantidad que él dijo era prohibitivamente alta.

“Usted termina pagando cuatro veces, cinco veces el valor de la propiedad”, dijo Traetta. El mercado de bienes raíces denominado en dólares “es un problema cultural. Después de tantas crisis, sabemos que el peso va a bajar. “

Al mismo tiempo, sacar las hipotecas en dólares está fuera de los límites para la gran mayoría de los argentinos. El Banco Central proscribió en gran parte esa práctica en 2002 después de que el país incumplido. Sólo los ciudadanos que ganan dólares, como los exportadores, pueden sacar préstamos en dólares.

Macri está tratando de proteger a los compradores de casa de parte del dolor. Su administración recientemente implementó los límites de los pagos mensuales de la hipoteca, y el gobierno está tratando de hacer más fácil para los compradores que esperan al margen para alquilar mientras tanto.

Para Maria Castiglioni, economista de la consultora C & T asesores en Buenos Aires, todavía no hay luz al final del túnel. La recuperación del mercado inmobiliario “depende de si la situación macroeconómica se estabiliza”, dijo. “La incertidumbre económica en este momento hace que mucha gente no quiera asumir esta deuda”.

Fuente: Bloomberg

Comuníquese con el equipo de Gateway to Sudamérica para conocer las mejores oportunidades de inversión en la región. La compañía es un referente para inversionistas extranjeros que desean invertir en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, proporcionando asesoría experta en adquisición de propiedades y tours de inversión.

www.gatewaytosouthamerica.com

(Visited 26 times, 1 visits today)
Geoffrey McRae

About Geoffrey McRae

Geoffrey McRae is the founder of GTSA - Marketing. He is a New Zealander with a strong Agro-business and Real Estate background spanning over 30 years both in his own country and South America. I hope you enjoy reading our news site. Please share it on your social media below.

Comments from our readers